Recorrido por la ciudad, actividades gastronómicas

En el sur de la provincia de Neuquén, a 70 km. de Bariloche, a 45 km. del límite con Chile, recostada sobre la margen norte del lago Nahuel Huapi, en plena cordillera patagónica, se encuentra la villa de montaña: Villa La Angostura.

Fundada en 1932 y llamada así porque allí se afina al máximo la Península de Quetrihué (que significa “donde hay arrayanes”, en mapuche). La coronan en sucesión, tres cerros importantes: el Cerro Bayo -1.782 msnm-, el Inacayal -1.840 msnm. y el Belvedere, que alcanza los 2.000 msnm.

Por el boulevard Nahuel Huapi, a unos 2 Km. de El Cruce, se encuentra la capilla Nuestra Señora de la Asunción (1936) obra del Arquitecto Alejandro Bustillo. Unos 100 mts. más adelante está la entrada a la Residencia Presidencial El Messidor.

Retomando el Boulevard, llegamos a la rotonda frente a la cual se encuentra el edificio de Parques Nacionales y a unos metros, el muelle del Puerto Angostura, sobre bahía Mansa y su bellísima playa, desde donde parten excursiones lacustres al Bosque de Arrayanes, y otros paseos por el lago.

Desde la rotonda y continuando el recorrido, sobre la derecha está el ex edificio del Correo, actualmente ocupado por Prefectura Naval Argentina. Sobre la izquierda se ven hermosas construcciones privadas, y más adelante, se accede al Parque Nacional Los Arrayanes. Al final de la calle Nahuel Huapi se encuentra el muelle de Bahía Brava.

Otro punto de interés en el lugar lo constituye el viejo edificio llamado La Flecha, primer negocio de ramos generales perteneciente a la familia Barbagelata. Data del año 1940 y funcionó hasta principios de la década del 80.

Con el correr del tiempo, la actividad del pueblo se centró en El Cruce y la zona de los puertos quedó como lugar residencial. Este paseo es ideal para realizarlo en bicicleta, con la familia. Tiene un desnivel total de 50 metros, una duración de 1 a 3 hs. y presenta el mínimo grado de dificultad. Al entorno geográfico imponente se le agregan atractivos culturales y deportivos.

En materia de gastronomía, la variedad también es notable en el marco de un predominio de los platos regionales sobre la base de trucha, ciervo, jabalí y productos ahumados.

 

 


Gastronomía

Villa La Angostura ofrece una paleta muy interesante de opciones gastronómicas, caracterizada por la fusión de la cocina europea con los ingredientes y sabores de la región patagónica.
La chocolatería y repostería refleja con muy buen nivel esta relación de culturas. Tortas, chocolates y bombones, waffles, panqueques y fondues.
La cocina gourmet local nos deleita con carnes de la región tales como ciervo, jabalí, cordero y trucha y combinaciones apasionantes junto a frutos rojos, hongos y hierbas de la zona.

Entre los productos regionales se destacan las carnes ahumadas, las cervezas artesanales, las conservas, los patés, las especias ahumadas, los helados y los dulces de ” fruta fina”.